¿Alquilar con muebles o sin muebles? Ventajas e inconvenientes

A la hora de alquilar tu inmueble siempre surge la misma pregunta, ¿alquilar la vivienda amueblada o sin amueblar? Esta pregunta tan frecuente no tiene una respuesta única ya que ninguna opción es mejor que la otra. Es una decisión que implica factores personales y circunstanciales.

En cuanto al importe de la renta, según datos de Idealista, los pisos que se ofertan sin muebles son, de media, un 39’2% más económicos que los sí disponen de ellos. Esto no significa necesariamente que por el hecho de amueblar tu piso cobrarás mucho más. Hay factores adicionales que afectan el valor del inmueble como el estado del piso, la calidad y conservación de los muebles, el equipamiento de la cocina, etc.

En este post te mostramos las principales ventajas e inconvenientes de alquilar una vivienda con o sin muebles para que tomes la decisión más acorde con la situación del inmueble y tus objetivos como propietario.

Alquiler de vivienda amueblada

Se considera vivienda amueblada aquella que está lista para entrar a vivir con: cocina equipada y mobiliario en el salón y las habitaciones. Supone la mayor parte del mercado. Se trata también de la mejor opción para quienes deseen alquilar el inmueble en periodos cortos a perfiles como: estudiantes, jóvenes con primer trabajo, expatriados, divorciados, etc.

Principales ventajas:

  • Evitas que tu vivienda quede desocupada por largos periodos de tiempo gracias a la rapidez y facilidad con la que tus inquilinos pueden mudarse.
  • Puedes cobrar rentas más altas.
  • Imprescindible si estás planificando alquilar tu vivienda por habitaciones o alquileres de media estancia a expats o estudiantes de postgrado.

Posibles inconvenientes:

  • Si los muebles son viejos o con una estética especial, pueden generar más rechazo que si no hay nada.
  • Tendrás que incurrir en gastos de reposición de elementos que hayan sufrido daños por el paso del tiempo.

Alquiler de vivienda sin amueblar

Si piensas alquilar tu vivienda sin amueblar es importante que sepas que seguramente te llevará más tiempo encontrar inquilino, sin embargo hay mayores probabilidades que encuentres inquilinos solventes.

Las personas que se interesan por este tipo de inmuebles normalmente quieren estar un periodo largo de tiempo y decorar a su gusto su hogar. Bien sea trasladando los muebles de su anterior piso, o construyendo su hogar de cero (familias, parejas recién casadas, etc).

Principales ventajas:

  • Mayor estabilidad del alquiler. Cuando una persona busca un piso sin muebles, normalmente está pensando en mudarse por un tiempo largo. Esto reducirá a la larga el tiempo que tienes tu piso desocupado.
  • Te despreocupas del mantenimiento de tu vivienda y reduces gastos en reparaciones. Así cuando cambies de inquilino tu principal esfuerzo será pintar las paredes y arreglar la carpintería.
  • Igualmente puedes reducir los gastos del seguro de hogar, al no necesitar cubrir el contenido del inmueble.
  • También tienes la posibilidad de solicitar una menor fianza puesto que no hay tanto riesgo de daños dentro de la propiedad. Esto facilita la comercialización del inmueble, ya que la entrada a desembolsar será menor.

Posibles inconvenientes:

  • Encontrar inquilinos suele resultar más difícil ya que hay una menor parte del mercado dispuesta a invertir en equipar la vivienda.

Consejos extras:

    • Recuerda hacer el inventario de tu piso.
      El inventario de un piso en alquiler te facilita que, a la finalización del contrato, puedas comparar el estado de la vivienda antes y después del arrendamiento. Así te será más fácil demostrar qué daños han sido causados por los inquilinos y reclamar una compensación si fuera el caso.
    • Tu vivienda de alquiler no es un trastero.
      Es normal que cuando cuentas con vivienda propia y además alquilas una vivienda, vayas trasladando aquellos muebles viejos a tu piso de alquiler. Pero no abuses. Las viviendas amuebladas tienen que tener los muebles básicos e idealmente en buenas condiciones. Un exceso de muebles viejos hará que tu vivienda sea menos atractiva.
    • Sé flexible en el caso de que tu inquilino no quiera quedarse los muebles de tu vivienda amueblada.
      Si tu inquilino está muy interesado por tu piso pero no tanto por tus muebles y quiere retirar algunos muebles, no te lo pienses mucho. Alquilarás antes la vivienda y tendrás un inquilino más contento. Además, recuerda que siempre tienes a tu disposición plataformas como Wallapop donde puedes sacar provecho a tus muebles usados.
    • No descartes comprar algún mueble o electrodoméstico si te lo piden.
      Haz números. Piensa que el coste de esa inversión suele compensar el tiempo que se puede quedar vacío el piso. Además, se trata de una inversión que puede facilitar su comercialización en los próximos alquileres.
    • Si alquilas con muebles: asegúralos, tanto por daños, robo o actos vandálicos.
      No está de más que te cubras ante los posibles riesgos que puede tener el contenido de tu piso de alquiler. Un buen seguro de hogar de propietarios te protege ante robo o daños materiales producidos por actos malintencionados por parte del inquilino.

Para concluir, antes de decidir si amueblar o no, debes tener claro el tipo de inquilino que buscas. Basado en ello podrás tomar la decisión final. Recuerda también que si decides amueblar, debes hacerlo pensando en una decoración sencilla y funcional que le guste a la mayoría de la gente.

 

¿Y tú, prefieres alquilar un piso amueblado o sin amueblar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.