¿Alquilar de forma particular o a través de un gestor?

alquilar de forma particular

En el momento que nos disponemos a alquilar nuestra vivienda surgen numerosas preguntas: ¿Alquilar de forma particular o a través de un gestor?, ¿Cuánto pedir por el alquiler de mi piso? ¿Cómo redactar el contrato de alquiler? ¿Y si mi inquilino no es solvente? ¿Qué impuestos debo pagar? Y un sinfín de preguntas.

Si tuvieras la opción de alquilar el piso de forma particular o a través de un gestor es posible que escogieras la primera opción por razones netamente económicas, pues muchos particulares piensan que es una pérdida de dinero pagar honorarios de gestión.

Sin embargo confiar en una agencia gestora puede ahorrarte mucho tiempo y preocupaciones. Principalmente porque los propietarios generalmente no dimensionan la cantidad de tiempo y  trámites que son necesarios para poner en alquiler y gestionar el día a día de un piso.

Para esto es necesario tener en cuenta una serie de aspectos como: calcular el precio de mercado, hacer unas fotos profesionales, publicar el piso en portales, concertar visitas con estos, analizar la solvencia de los candidatos, redactar el contrato y el inventario, emitir los recibos, actualizar la renta, actuar sobre los impagos, gestionar de incidencias, etc. Es por esto que conviene evaluar los beneficios que tiene contratar a un gestor o tener muy claro cómo funciona el alquiler entre particulares.

¿Qué debes saber si alquilas tu piso por medio de un gestor?

Como en todas las operaciones donde está implicado el dinero de por medio, es importante seleccionar una empresa de confianza, seria y que tenga experiencia demostrada. Así mismo es aconsejable buscar referencias en internet para conocer la satisfacción de los clientes que demuestren la transparencia de los servicios prestados.

Si te decides por un gestor, asegúrate que éste sea especializado en alquiler. Así, además de darte tranquilidad y comodidad, te podrá ofrecer servicios añadidos contratación de seguros de impago o seguros de hogar.

Otro punto a favor de las agencias especializadas en alquiler es el apoyo y asesoramiento personalizado con el que cuentan. Su función es ser intermediarios entre propietarios e inquilinos y encargarse de todo el papeleo legal y bancario. Las gestiones se agilizarán y el agente gestionará los problemas que puedan surgir más adelante entre ambas partes.  La experiencia también es fundamental a la hora de saber elegir a los mejores inquilinos, así como lidiar con temas complejos como desahucios, mal comportamiento de los inquilinos, etc.

Como desventaja de las agencias de alquiler seguro, cabe mencionar que -al buscar una mayor seguridad para los propietarios- suelen ser más estrictos a la hora de seleccionar a los inquilinos. Esto puede demorar la firma del alquiler en algún caso.

¿Qué debes saber si alquilas tu piso de forma particular?

Si económicamente no ves viable alquilar tu piso a través de un gestor, es importante que te tomes el tiempo de leer todo lo que debes saber para alquilar tu piso, ya que hay gran cantidad de detalles que la gente desconoce y éstos pueden llegar a generar futuros problemas de muy difícil solución.

Para facilitar la gestión propia de los alquileres, también puedes optar por servicios online que te ayudarán con toda la gestión particular de los inmuebles. Dentro de éstos encontrarás herramientas que te permiten redactar contratos personalizados, realizar inventarios, análisis de solvencia y cantidad de herramientas que te facilitan la gestión de pisos online.

Finalmente, si piensas alquilar tu piso de forma particular te comentamos algunas de ventajas y desventajas que te pueden ayudar a tomar una decisión.

Ventajas:

Dentro de las ventajas que mas destacan esta la posibilidad de atraer más candidatos al no cobrar honorarios a los inquilinos.

Otra de las ventajas es que podrás elegir tú mismo al inquilino. Esto te da un mayor control de a quién alquilas tu piso, pero puede suponer un riesgo si no eliges bien.

Desventajas

La principal desventaja recae sobre errores que puedas cometer por desconocimiento del mercado de alquiler. Esos errores pueden acabar aflorando meses -incluso años- después. Un contrato mal redactado puede impedir que el propietario recupere la vivienda en caso de necesidad, o que se actualice la renta anualmente según el IPC, o que no puedas vender la vivienda libremente en el futuro.

Otra de las grandes desventajas recae en la gestión diaria. Perseguir a un inquilino que paga tarde o tener que iniciar un desahucio son tareas delicadas que a nadie le gusta llevar a cabo.

La decisión final debes tomarla teniendo en cuenta tu situación particular, el tiempo del que dispones, el presupuesto, y la experiencia que tienes para llevar a cabo todos los trámites.

¿Alquilas una vivienda? En Rentuos somos especialistas en la gestión integral de tu alquiler. Descubre el valor de tu piso gratis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.